domingo, 29 de julio de 2012

Eguzki Ihintz, un tesoro en Jaizkibel - Joana García Romero



Drosera - Eguzki Ihintz

Cada día me sorprende más la gran variedad de especies botánicas que existe en Gipuzkoa, ejemplo de ello es la Drosera (en euskera Eguzki-Ihintz), una bella y sorprendente plantita de pelillos color rubí que se la puede encontrar en terrenos pantanosos, ciénagas, marismas y riberas húmedas, junto a orillas de ríos, arroyos y torrentes, mayormente en aquellos que fluyen por tierras arcillosas, calcáreas y más o menos salinas, también próximas a los litorales costeros. A litorales costeros se refiere a tierras más sureñas por eso es raro encontrarlas en el norte. A poco de vivir en Gipuzkoa descubro que en Jaizkibel existe alguna colonia de ellas. Me pongo a buscar por la red tan particular planta y no tardo en echar mi gozo en un pozo al ver que nadie suelta ni media prenda de su ubicación, y es tan grande Jaizkibel!!!!


Miramos hasta el último detalle las fotografías que encontramos por internet para ver si nos dan alguna pista y parece que sí, creo que ya sabemos donde están y allí nos dirigimos cámara en mano y con un saco lleno de ilusión ante la idea de encontrar una joya preciosa y tan extraña de ver en estas latitudes. Empezamos por un sendero en dirección al fondo de un barranco buscando algún lugar característico donde crecen. Subimos, bajamos, subimos, volvemos a bajar... creemos que tal vez están en otro lugar de similares características. Estamos obviando un detalle y es que no tiene que haber ganado cerca y allí hay bastantes vacas, borricos y caballos. Después de unas horas de infructuosa búsqueda nos damos por vencidos y regresamos a casa, pero no me doy por vencida y sigo mirando y mirando esas fotografías que se me van a dar una pista y vaya que si me la dan!!!!! 


Nos vamos derechos a Jaizkibel de nuevo, esta vez aparcamos el coche algún kilómetro más adelante. Empezamos a andar con la vista pegada a los márgenes, por si acaso..... hasta que algo rojísimo nos llama la atención. Que alegría más grande se siente cuando por fin ves con tus propios ojos algo que llevabas tiempo deseando encontrar, algo que nunca pensé que podría llegar a ver. Mi satisfacción es mayúscula.


La Drosera también es conocida como rocío del sol, por sus innumerables gotitas de mucílago que tiene en los extremos de los finos pelillos que la recubren y que recuerdan al rocío de la mañana. Si se mira con atención se observan en el centro de sus hojas, restos de cadáveres de pequeños insectos retenidos por los pelillos foliares que, echados sobre ellos y gracias a la secreción de la diminuta glándula apical, quedan atrapados sin remedio para luego ser digeridos por la planta, la cual, segrega enzimas para poder diregir las proteínas de los confiados bichines que la rondan atraídos por su intenso color rojo. Con esta forma de alimentarse suplementan su dieta bastante carente al habitar en un suelo empobrecido de nutrientes. Es muy fácil verlas entre el musgo del género sphangum, pues este acidifica el medio donde ella se desarrolla.


Es una de la nueve hierbas medicinales más utilizadas y de indudable eficacia, usada principalmente como expectorante. La mayor parte de especies de este género están protegidas y para su uso medicinal se cultivan. Según la mitología nórdica sus hermosas gotitas de mucílago simbolizan las lágrimas de la diosa Freya que llora por la ausencia de su esposo Odin. Por su belleza se usan como plantas ornamentales y también como colorante en la industria textil. Ya en la época medieval se utilizaba en los casos de tos, tos convulsiva, tuberculosis y demás enfermedades pulmonares. Hoy día es un excelente antiespasmódico, pempleado principalmente para la tos, sobretodo la de tipo convulsivo y mayormente la de los niños. Carece prácticamente de efectos secundarios y tampoco se han descrito contraindicaciones ni interacciones por lo que puede emplearse sin ningún riesgo para la salud.


Cuando nos vamos, no puedo dejar de pararme a observar ese lugar tan especial, ese pequeño edén lleno de numerosos tesoros chiquititos y también otros más grandes, rebosante de vida. Inhalo un produndo suspiro pretendiendo retener todo lo que me alcanza la vista.

Más información: http://www.sanissima.blogspot.com.es/2012/07/drosera-drosera-rotundifolia.html#more