domingo, 1 de julio de 2012

Pedraforca (Parc Natural Cadí-Moixeró) - Luisa Alonso Cires




Cuenta una leyenda sobre el Pedraforca que sus dos cimas son la consecuencia de un rayo enviado por el arcángel San Miguel, que pretendía de esta forma acabar con la arrogancia del Diablo, instalado en  una poderosa fortaleza, en lo más alto de la montaña. Una vez partida la cumbre en dos, los ejércitos oscuros no podrían volver a construir un nuevo castillo para retar a Dios. Sea como sea, por causas celestiales o por la erosión de materiales más sensibles al viento y al agua, el caso es que la forma en horca de esta montaña situada entre la Serra del Cadí al norte, la Serra d'Ensija al sur y la Serra del Verd al oeste, captura tu atención desde la primera vez que se pone al alcance de la vista. Y no dejas de preguntarte si será posible subir a sus cimas, llamadas Pollegó Superior (2498 m) y Pollegó Inferior (2438 m), y dejarte deslizar por la empinada tartera que las separa.


Circular desde el mirador de Gresolet (1570 m) al Pollegó Superior (2498 m) bajando por la Enforcadura.

Desnivel: 1082 m
Tiempo en marcha: 4.30 h

Cerca de Saldes, en dirección a Gósol, sale la carretera que alcanza el mirador de Gresolet, donde se puede aparcar. Descendemos unos metros por la carretera hasta alcanzar los escalones que dan comienzo al PR- C123. Este sendero coge altura entre el arbolado y en 20 min nos deja en el refugio Lluis Estasen (1658 m).

Refugio Lluis Estasen

Por detrás del refugio, las marcas blancas y amarillas ascienden hacia el SW por el bosque de Gresolet, abriéndose camino entre las estribaciones rocosas del macizo. Se gana altura por una zona de pinos, para ladear después las paredes de piedra por una cómoda senda, que supera los grandes bloques desprendidos de las canales de la montaña.


A 1906 m se encuentra una fuente, a un lado del camino. Prosiguiendo en pendiente entre arbolado cada vez más escaso, salimos a los últimos metros, ya sin sombra, antes de acceder a la Collada del Verdet (2224 m, 1h). Desde allí se divisa la población de Gósol, hacia donde se dirige el PR C-123, y las estribaciones más occidentales de la Serra del Cadí.

En las inmediaciones de la Collada del Verdet 

Collada del Verdet (2244 m)


En la collada torcemos en dirección SE y tras ladear la peña próxima por su pared norte, nos enfrentamos al compacto macizo. Ahora las marcas son puntos y rayas amarillas que se empinan, buscando el terreno más accesible. En ocasiones recurrimos a las manos para ascender por el roquedo. A pesar del desgaste de la roca, pulida por el paso de las numerosas visitas, se avanza con seguridad. 





En la parte más expuesta y aérea hay una sirga, no es imprescindible pero puede ayudar en caso de falta de confianza.




Pasada la zona de grimpada, las marcas de pintura siguen por la cara sur de la peña, alcanzando un primer mojón de piedras (25 min, 2411 m). Estamos en la cara meridional del macizo, desde aquí se observa el  extenso cresterío del Pedraforca.


Cota 2411 m


Se desciende ligeramente para volver a trepar, llegando a una segunda cota, la Cima Norte (2438 m, 10 min). 


Cima Norte (2438 m)

Pollegó Superior desde la Cima Norte

De nuevo descendemos unos metros y abordamos la subida por la última pendiente antes de llegar a la cima del Pollegó Superior (2506 m, 20 min).


Buzón del Pollegó Superior (2506 m)

Calderer (2506 m) desde el Pollegó Superior


Hacia el norte se levantan las suaves cumbres de la Serra del Cadí y al SE la segunda cima del Pedraforca, el Pollegó Inferior (2445 m).


Serra del Cadí, desde el Pollegó Superior

Pollegó Inferior y Enforcadura


Descendemos a la Enforcadura (10 min, 2356 m), atravesada por el PR C-123, que une las pedreras (tarteras) de Gósol, por el oeste, y de Pedraforca, por el este.

Enforcadura y Pollegó Inferior

A partir de la horca comienza el descenso, entre las paredes de ambos Pollegó. Inicialmente la senda herbosa parece cómoda. Pronto desaparecen los hierbajos y nos metemos en el centro de la tartera, deslizándonos por la corriente de piedras con suavidad, para no provocar desprendimientos sobre un grupo de varias personas que avanzan más abajo.

Comienzo del descenso

En plena tartera


Vamos perdiendo altura hasta llegar a una mancha verde, por donde continua la senda marcada de amarillo y blanco. Durante unos minutos zigzagueamos entre arbustos y de nuevo volvemos a la tartera central. Pasamos cerca de la desviación señalizada para subir al Pollegó Inferior y, tras una hora de pronunciado descenso, finalmente nos salimos de la pedrera. Torcemos al norte y continuamos por una fácil senda que ladea el peñasco, a ratos por bosque, a ratos por nuevas tarteras. Llegamos al refugio Lluis Estasen en media hora.


2 comentarios:

Albert dijo...

Genial el paso a paso de vuestro ascenso y descenso. El próximo fin de semana por fín podré subir al Pedraforca! :)

Luisa Alonso-Cires dijo...

Que disfrutes de la tartera!!