viernes, 16 de mayo de 2014

Fin de semana en la Selva de Irati - Txaro Iglesias Lareo


  Ganerantz Mendizale Taldea
10-11 de mayo 2014 

De nuevo hemos vuelto en primavera a contemplar los colores mágicos que desprende la naturaleza en esta época, y que en Irati tienen más intensidad, por su gran bosque de hayas y abetos. Por algo está considerado el segundo más grande después de la Selva Negra en Alemania.


 
El alojamiento en el Albergue Mendilatz, un lugar bucólico y, además, muy bien atendido por todo el equipo que lo compone.

 
Día 1. El primer día realizamos una circular desde el Collado de Orión-Ibiaga, pasando por las cimas del Errozate (1345 m), Mendizar (1323 m) y Mozoloandi (1255 m).

Distancia: 14.5 km. Tiempo: 5 h. Desnivel positivo: 1048 m
 
Comenzamos a caminar hasta alcanzar el Collado de Ezkanda, punto de convergencia de varias GR. Continuamos en dirección norte, hasta la frontera con Francia en el collado de Errozate, donde está el mugarri 221 señalando la muga. 
 




 
 


Muga Nafarroa - Iparralde
 
Desde aquí, en fuerte repecho, alcanzamos la cima. Volvemos al Collado de Ezkanda y el Morate, nosotros nos dirigimos hacia este último para llegar a una balsa y desde aquí afrontar la ladera de Mendizar por fuerte pendiente, hasta su cumbre (1323 m).

 

 


Para alcanzar el Mozoloandi descendemos en dirección sur, hasta el collado que lo separa del Mendizar. Desde aquí sólo nos queda seguir el cordal en dirección sureste, a través de un bosque de hayas hasta la misma cumbre. Este es, probablemente, el monte más desconocido de la Selva de Irati, enclavado cerca del embalse de Irabia. Aunque la visibilidad queda limitada por el arbolado, se aprecia el embalse.


Un día primaveral, no así al día siguiente que amaneció con el típico sirimiri y niebla.

Día 2. El segundo día el bus nos lleva a Hiriberri/Villanueva de Aezkoa, para hacer la travesía hasta Otsagabia, pasando por las cimas del Berrendi (1354 m), Goñiburu (1464 m), Idorrokia (1492 m ) y Abodi.
 
Distancia: 25 km. Tiempo: 7 h. Desnivel positivo: 1009 m

 
 
 
Sin poder disfrutar de vistas pasamos, eso si, por todas las cimas programadas hasta el santuario de Muskilda, donde el tiempo había mejorado.

 
 
 

 

 

Muskilda

Paramos a reponer fuerzas y contemplar desde lo alto el pueblo tan bonito que es Otsagabia, al cual bajamos.




Nos espera el bus y regresamos a casa muy relajados. Por las fotos comprenderéis por qué.